Canalización 09-06-2013

9 de junio de 2013

Canalización recibida a través del Código arcturiano de Autoestima

El sinfín encierra un abanico de posibilidades evidentemente infinito, todo lo que te sucede en este ciclo es algo que se organiza de forma paralela en las diversas versiones de ti mismo. Debes saber que el instante que vives contiene una infinidad de instantes aunque creas que es único, simplemente estás experimentando una posibilidad.

¿Cuál es el motivo de exploración de cada posibilidad? Pues el conocimiento que encierra cada una es un producto de experiencias que tu ser recibe desde los distintos estados en los que te hallas experimentando.

Debes vivir cada experiencia que te proporciona el abanico para que se complete la única versión de ti mismo contenida en el ser. Siente esto y verás que toda la perfección puede completarse a través de ti y que nada te falta, todos los atributos están contenidos en el ser que eres y se completan en cada experiencia que decides vivir.

Esto te dará una perspectiva distinta ya que al conocer que tu ser lo está experimentando absolutamente todo, te permitirá comprender la totalidad, te permitirá entender que las distintas facetas de ti mismo se complementan y cada una está realizando la compleción del fractal en que se halla.

¿Qué puede significar para ti el hecho de recibir este conocimiento? Entenderás que nada de lo que encuentres a faltar en ti está fuera de ti, tan solo debes reconectarte con todas tus partes y te hallarás plenamente realizado ya que tu eres uno solo con tu ser y tu ser es un fractal manifestado de la totalidad, y por lo tanto contiene también todos los atributos aunque que sientas que no eres capaz de manifestar.

En el momento que te desidentificas del ego que ahora estás representando y te conectas con la totalidad se te abre el acceso a los distintos planos de experimentación, todo el despliegue se te hace visible. Es aquí donde puedes focalizarte y recibir cualquier información que necesites. Esto va a permitir metamorfosearte al instante y realizar aquellos cambios en ti necesarios para poder dirigir mejor el propósito en el espacio que ahora ocupas.

Hay que entrar en un nivel de consciencia en la cual no seas atraído por tus propias proyecciones y te identifiques con ellas. Evidentemente has pasado por numerosas experiencias y encarnaciones en las que has jugado todos los papeles que tu ser decidió experimentar para llegar a una mayor compleción. Asimismo, esa experimentación ha generado también ruedas kármicas las cuales se te han ido presentando para que pudieras enmendar o subsanar: El libre albedrío es el causante de ello, pero sin él toda la experimentación no hubiera cumplido su objetivo.

Ahora abre tus ojos y realiza una introspección absoluta que te haga ver tu verdadera naturaleza lumínica. Al haber experimentado la oscuridad, regresar a la luz en la consciencia adquiere una transcendencia incomparable. Se trata de un nivel de maestría que te permite formar parte de un grupo de seres que están realizando un servicio de ayuda y rescate para muchas almas. Hay una apertura a la compasión y al amor incondicional que te sitúa al servicio de la luz.

Seas como seas, ese amor incondicional debe manifestarse en el infinito de ti mismo amando cada parte de ti, bendiciendo cada rincón, iluminando y abrazando cualquier incapacidad que sientas. Si no eres capaz de aplicarte a ti mismo la compasión, tampoco podrás aplicarla a los demás seres y continuarás viendo en ellos tus defectos e imperfecciones reflejados como en un espejo. Continuarás juzgándote a través de los demás y permanecerás en la rueda kármica, subsanando i subsanando infinitamente.

Cuando te veas reflejado en todo aquello que detestas y sepas que ésta es una indicación que va a permitirte trascender desde la misma intención, obtendrás la maestría y dejarás de juzgar para convertirte en una fuente de luz y empezarás a unificarte. Cada fractal tuyo que andaba experimentando por caminos de oscuridad, irá a reunirse al ser en la luz y dejarás de sentirte, solo, triste y separado para entrar en la totalidad de la reunificación contigo mismo.

Ver la belleza en ti te ayudará a percibir la belleza de la creación. Recibir el don de la iluminación es algo que depende simplemente de ti, no es algo lejano y de costoso sufrimiento, es acto puro y simple de amor incondicional hacia ti mismo.

La família arcturiana de luz

Namasté

En profundo agradecimiento radio. Alotroladelespejo.com