Canalización 03-09-2012

3 de septiembre del 2012

Ayma en ti

Se os presentan oportunidades sin precedentes para poder continuar en el camino de la luz, en una posición de más estabilidad con aquello que vivís en vuestro día a día, si permanecéis conscientes en cada situación que vivís. Entendemos que resulta un absoluto handicap, el estar andando entre diversos niveles de densidad, vuestro cuerpo emocional se resiente ya que con los cambios de frecuencia os mostráis cada vez más sensibles y reaccionáis delante de algunas de las situaciones de la vida cotidiana que solíais sortear con naturalidad, de forma más emotiva y que podría parecer exagerada.

No soportáis el exceso de ruido, las voces estridentes, las situaciones tensas y comprometidas, las multitudes, los trabajos estresantes, los comentarios sarcásticos de las personas que más cerca están de vosotros,....Y no hablemos de la crueldad y la falta de respeto por la vida, situaciones de abuso y vejación, y un largo etcétera, que pueden llegar a afectaros de forma totalmente inusual.

Recordad que estáis realizando un trabajo en el que os liberáis de antiguos pesos, de traumas y antiguos dolores o rencores, algunos estáis profundizando en vuestras memorias celulares y os estáis desprendiendo de pesos que afectaron a vuestras familias durante generaciones. Muchos de vosotros os halláis en el proceso de sellar de una vez por toda vuestra rueda kármica. Pero lo más relevante de esta situación, es que van desapareciendo vuestras de corazas protectoras, y regresáis a la pureza inicial de vuestros corazones. Es como un retorno a la infancia, dejando atrás los mecanismos de protección que antes utilizabais con absoluta normalidad y que habíais estado forjando durante toda vuestra vida. Algunos habéis desaprendido lo aprendido y estáis empezando a empatizar y reconocer cada situación como motivo de aprendizaje. Nunca olvidéis esto!! No podéis quedar desprotegidos sin antes haber estado fortaleciendo intensamente vuestro espíritu.

El fortalecimiento de vuestro espíritu es algo que debéis trabajar de forma inmediata, continua, con una total prioridad, para no salir dañados emocionalmente por un exceso de sensibilidad. ¿De que os serviría estar sosteniendo la luz si esto os estuviera propinando un sufrimiento innecesario? Debéis desconectaros de vuestro cuerpo del dolor, no significa que no podáis sentir, solamente debéis dejar de identificaros con él.

Alcanzad una correcta perspectiva, recordad que todo lo que os rodea es la simple ilusión que habéis creado, esto os sitúa en un lugar enteramente privilegiado; observad la situación como si os vierais a vosotros mismos en una película. Ejercitad fuertemente el distanciamiento a través de la meditación y sacad la esencia que cada situación os ofrece para vuestro propósito y aprendizaje.

Ahora más que nunca la conexión con vuestro Yo Superior debe darse de forma natural, permitiros unas respiraciones profundas, y expresad vuestra intención de conectaros, para poder abordar las situaciones estresantes, desde una posición concreta de equilibrio y apoyo. Es como darle a un interruptor, en cualquier lugar donde os halléis, tan solo con respirar profundamente y expresar la intención de conexión con vuestro Yosoy. Entonces entrareis en un estado de total ecuanimidad, podréis expresar vuestra opinión de forma tranquila y desde vuestro sentir, sin levantar las iras, de forma natural y respetuosa con vosotros mismos y con vuestros semejantes.

Recordad que muchos seres que no están en un proceso semejante al vuestro, pueden intentar desestabilizaros y sacaros de casillas. O quizá si os ven demasiado 'comprensivos' y 'espirituales' puede ser que se muestren más enfurecidos y agresivos con vosotros. Por esto tomar la distancia adecuada os ayudará a protegeros, sobretodo de vosotros mismos. Dejad claro que estáis molestos y pedid simplemente que os dejen tranquilos, antes de entrar en una dialéctica que podría poneros en una situación penosa.

Mostraros tal y como sois y no pretendáis que los demás vean las cosas tal y como vosotros las veis, esmeraros en respetar el proceso en cada ser y permitid poneros en el lugar del otro. Huid de cualquier fanatismo y resolved los asuntos con todo el sentido del humor que seáis capaces. Si estáis en vuestro centro los demás notarán vuestro estado, os dejarán en paz y sobretodo respetarán vuestras decisiones, estén o no de acuerdo.

Lo más importante es que hagáis aquello que sentís de verdad y os améis y perdonéis a cada momento. Sed pacientes y considerados con vosotros mismos, nunca os auto castiguéis, invocad la ley del perdón y la llama violeta para transmutar cualquier situación que os perturbe. Si sois conscientes a cada paso, todo se os irá facilitando. Debéis creer en vosotros mismos y permitiros experimentar, la compasión, el amor y el perdón, viendo la divinidad en cada ser. Acercaros a la pureza, pero siempre desde el gozo y la alegría. Si estáis demasiado preocupados no os permitiréis fluir.

Vuestro día a día es un buen maestro y excelente campo para experimentar el ser que sois. Cada vez estáis más cerca vuestra familia de luz para poder compartir y experimentar la plenitud.

Arropados e infinitamente amados

Namasté