Canalización 22-04-2011

22-4-2011

Ayma en ti

El principio de todo lo que existe está inscrito dentro de cada uno de nosotros. Poner la mirada hacia dentro es admitir, reconocer que cada ser alberga toda la información del Universo dentro de cada una de sus células. Deberíais ser capaces de interiorizar hasta el punto en que vosotros mismos desvelarais el conocimiento del cual sois portadores. Todo se halla escrito en vuestro interior, todas las fuentes de información que contienen el verdadero principio de todo lo que es, os llevaran irremisiblemente a vuestro interior a fin de que seáis capaces de recordar.

Debéis recordar quiénes sois, ahora es el momento de recordar. Algunos acabáis de despertar de un largo sueño, algunos estáis exhaustos y debéis ser conscientes que estáis dando a luz el ser que está dentro de vosotros. La crisálida está abriéndose y el nuevo ser va a surgir de forma esplendorosa. No os dejéis llevar por la sensación de tristeza o de cansancio, no penséis que os habéis desconectado de la fuente ni os sintáis solos ni desesperanzados. Estáis realizando una transformación muy profunda, se trata de un paso superpoderoso en el que habéis consumido mucha energía: Ahora debéis recargaros, permaneced en la interiorización ya que de allí vais a obtener la información necesaria, reconoceréis quienes sois, constataréis vuestros propósitos y hallaréis el siguiente paso en vuestros caminos.

Sabed que todos formamos parte de esa gran entidad, dejad de pensar en Dios como algo externo que os analiza y os juzga, alguien lejano y poderoso que puede premiar o castigar. Este sentimiento de separación debe desaparecer, entrando en el flujo sostenible de la unión SOMOS UNO, CADA UNO FORMA PARTE DEL TODO, la información está contenida en cada una de las partes de forma totalmente fractal, así la más ínfima parte contiene al TODO, ese todo es Dios, Todo lo que Es, la Suprema Energía, cada uno siente una palabra en su interior que vibra como 'verdad', es una palabra que debe resonar en cada uno ya que existen traducciones infinitas para esa palabra que es solo UNA. Dejad de matizar y de juzgar, no podéis sostener esa luz, ni estar conectados a la fuente mientras permanezcáis en la polaridad, en la duda, en el temor, en la verdad impuesta, en la razón, no hay verdades diferentes, solo puntos de mira; pensad que los puntos de vista requieren diferentes ángulos de visión. Podéis ver la montaña desde diferentes puntos en la geografía, a diferentes latitudes y distancias, pero estáis viendo la misma montaña. Cada ángulo de visión os proporciona una vista concreta y parcial del TODO.

Conectados a vuestro interior, desde la apertura, desde el despertar de la consciencia, desde la humildad, desde el amor, desde la compasión, desde la completa libertad, podréis contemplar y comprender al gran universo que está dentro de vosotros. Desde la magnificencia, desde la admiración, desde la curiosidad del niño, desde el no juzgar.... Contemplaréis el gran Tesoro inscrito dentro de cada una de vuestras células, los códigos son desvelados cuando se mira desde la capacidad comprensiva del amor universal, desde el corazón que se conecta con los núcleos primordiales, desde el mismo núcleo del universo al núcleo de vuestra madre tierra. Unificad mente i corazón: el corazón siente al unísono que la mente comprende.

Desde el silencio interior accederéis a la vibración que amplia todos los niveles y que permite acceder a los canales que conforman las armónicas del universo. Desde el silencio sincronizareis vuestro pulso con el pulso de vuestra galaxia, desde el silencio interior os armonizareis para que todo fluya en vosotros desde la luz y el conocimiento. Meditad desde el silencio y seréis capaces de sentir los cantos más bellos de nuestro universo penetrando en vuestro interior y adecuando vuestra vibración para posibilitar el salto a la nueva dimensión. Preparados para ascender en comunión con Gaia, engalanados con vuestros nuevos vestidos, vuestros mantos de luz elevándose a l unísono, brillando a l unísono. Conectados desde el corazón.

Permaneced en el amor y en la compasión.

Apoyados e infinitamente amados.

Namaste.